hit
counter
BLOG: Música
Detrás de un Clásico: “Never Gonna Give You Up”
  • 304
    Shares

El “Dance Pop” se puso en el mapa con una peculiar canción: “Never Gonna Give You Up” que todos bailamos, cantamos y hasta el día de hoy seguimos recordando con mucho fervor y cariño. La música tomó un nuevo aire electrónico con Rick Astley y su pegajoso ritmo que esperemos dure por muchas generaciones más.

 

 

Detrás de un Clásico: “Never Gonna Give You Up”

 

 

 

“Never Gonna Give You Up” es una canción del cantante y compositor británico Rick Astley , lanzada como single el 27 de julio de 1987.

Fue escrita y producida por Stock Aitken Waterman.

Lanzada como sencillo del álbum debut de Astley con 5 millones de copias vendidas: “Whenever You Need Somebody”.

 

 

Grabación:

“Never Gonna Give You Up” fue grabada en los PWL Studios en el sur de Londres, Inglaterra.

Las líneas de bajo de la canción fueron producidas usando un sintetizador digital Yamaha DX7.

La batería y la secuencia fueron manejadas por un Linn 9000.

 

 

Video:

El video musical de la canción es dirigido por Simon West.

Aparece un sonriente Rick Astley cantando, bailando y con movimientos que resultan pegajosos en ciertos momentos.

El 24 de octubre de 2009, el video musical de “Never Gonna Give You Up” se subió a la plataforma YouTube. Hasta el día de hoy tiene más de 400 millones de visitas.

 

 

Logros:

La canción fue un éxito mundial N° 1 en el Reino Unido En 1987.

Encabezó las listas en 25 países, incluidos los Estados Unidos y Alemania Occidental.

N° 1 en el Billboard Hot 100 en los Estados Unidos el 12 de marzo de 1988.

La canción ganó Mejor single británico en los Brit Awards de 1988.

Alcanzó el número 1 en Australia en diciembre de 1987.

 

 

 

Never gonna give you up
Never gonna run around and desert you…

Si te gustó, ya sabes…

¡Compártelo!

 

  • 304
    Shares

No te puedes perder...

Detrás de un Clásico: Oh, Pretty Woman

Detrás de un Clásico: “Come As You Are”

Detrás de un Clásico noventero: Wonderwall

Detrás de un Clásico: Sugar, Sugar

Comentarios