hit
counter
BLOG: Música
Detrás de un Clásico noventero: Bitter Sweet Symphony
  • 157
    Shares

Es una canción que bien podría ser considerada un himno de generación, que al momento de ser escuchada, “Bitter Sweet Symphony” te transporta a esos memorables años 90’s y que sería para dar el salto al nuevo milenio.

 

 

Detrás de un Clásico noventero: Bitter Sweet Symphony

 

 

“Bitter Sweet Symphony” es una canción del grupo inglés The Verve, lanzada bajo el sello Hut Records el 16 de junio de 1997.

Es la pista principal en su tercer álbum de estudio, Urban Hymns (1997).

Utiliza la cubierta orquestal de Andrew Loog Oldham de la canción de The Rolling Stones The Last Time”.

Para evitar problemas con plagios, Mick Jagger y Keith Richards se agregaron a los créditos de composición.

 

 

 

Grabación:

Si bien la letra de la canción fue escrita en su totalidad por Richard Ashcroft, al día de hoy está atribuida también a Mick Jagger y Keith Richards.

“Esta fue ciertamente la canción más exitosa que hice”, señaló el productor Youth.

El video musical de la canción presenta a Richard Ashcroft cantando la canción mientras camina por un concurrido pavimento londinense, en Hoxton Street, Hoxton.

Recibió una fuerte rotación en los canales de música y fue nominado para varios premios.

 

 

Logros:

Esta canción ocupó el puesto 382 como mejor canción de la historia según un conteo realizado por la revista Rolling Stone.

“Bitter Sweet Symphony” fue nominada a un Grammy 1999 (Rock Song).

Alcanzó el N° 12 en el Billboard Hot 100.

La revista Q la colocó en la lista de las “10 mejores canciones principales” de 50 compositores de canciones.

En el “Australian Triple J Hottest 100 de All Time” de 2009 , la canción fue elegida como la 14ª mejor canción de todos los tiempos.

 

“Cause it’s a Bitter Sweet Symphony this life…”

Si te gustó, ya sabes…

¡Compártelo!

 

  • 157
    Shares

No te puedes perder...

Detrás de un Clásico: Sugar, Sugar

Detrás de un Clásico disco: Le Freak

Detrás de un Clásico: Purple Haze

Detrás de un Clásico: People Are Strange

Comentarios