hit
counter
BLOG: Música
Las 8 peores tragedias en conciertos de rock

Cuando tu banda, o artista favorito anuncia un concierto en tu país o incluso cerca de donde habitas, todo suele ser felicidad y piensas la manera de poder conseguir una entrada para poder disfrutar ese magnífico espectáculo, y al terminar, regresar a casa. Nunca te imaginas que todo esto puede terminar con tragedias

Y aunque estos conciertos pueden llegar a ser parte de los mejores momentos de tu vida, las negligencias, ya sean de los organizadores, fanáticos o de la misma banda, pueden transformar estos fantásticos momentos en verdaderas pesadillas.

 

 

Estos son las 8 peores tragedias en conciertos…

 

 

8.-  Guns N´Roses y Metallica (1992)

Guns N´Roses y Metallica decidieron ir de gira en su auge, su momento donde más fama tenían. Los problemas comenzaron cuando en el primer concierto de Metallica cuando falló la pirotecnia, unos fuegos artificiales que salieron del escenario quemaron a James Hetfield en la cara, cuando tocó Guns N´Roses el polémico Axl Rose dijo que tenía problemas en la voz y simplemente se fue sin cantar, hubo destrozos y muchos detenidos y heridos.

Woodstock

 

 

7.- The Who, Ohio (1979)

Un terrible ejemplo fue el concierto de The Who en 1979, en el Cincinnati Riverfront Coliseum. 18.500 fans acudieron para ver a la banda británica, pero las localidades no estaban numeradas. Resultado: al abrir las puertas, una marea de personas irrumpió en el recinto, matando a once personas por asfixia en la estampida.

 

 

6.- The Rolling Stones, Altamont (1969)

La historia más trágica en la carrera de The Rolling Stones sucedió en el festival de Altamont Speedway en Carolina del Norte, donde en un afán de sobrepasar al festival Woodstock los organizadores no se les ocurrió mejor idea que contratar como seguridad a los tristemente célebres “Ángeles del Infierno”, una pandilla de motociclistas, donde que uno de ellos acabó con la vida de un asistente de un balazo.

The Rolling Stones y los Angeles del Infierno, Altamont 1969

 

 

5.- David Cassidy, Londres (1974)

Esta estrella juvenil de los 70 protagonizó un triste suceso en su concierto en White City, Londres. Las fans enfervorecidas de Cassidy eran una masa incontrolable que se abalanzó sobre el escenario, provocando que la joven Bernadette Whelan, de catorce años, perdiera el equilibrio y fuese pisoteada por el público.

 

 

4.- Michael Jackson, Munich (1993)

El Rey del Pop siempre volvía locos a sus fans, algo que quedó patente durante su Dangerous Tour de 1993. Su primer concierto en Munich congregó a seguidores de toda Europa. Todo iba bien hasta que el intenso calor del Estadio Olímpico hizo mella en el público, enviando a un total de 500 personas al hospital.

 

 

3.- AC/DC, Queensland (2010)

En el concierto de AC/DC en Brisbane no hubo problemas de público o de seguridad, tan solo un terrible y costoso error humano. Un asistente paralítico disfrutaba del show cuando, accidentalmente, su silla motorizada se puso en marcha. La mala suerte quiso que una barra de seguridad se le clavase en el ojo derecho.

 

 

2.- Muerte de Dimebag Darrell, Ohio (2004)

Esta vez la víctima estaba arriba del escenario. El  guitarrista Dimebag Darrell fue asesinado con un arma de fuego, el 8 de diciembre de 2004, mientras tocaba el club nocturno Alrosa Villa en Columbus, Ohio. Una de las peores tragedias en la música.

 

 

1.- Pearl Jam Dinamarca, (2000)

El concierto que desearía olvidar Pearl Jam ocurrió en la ciudad de Copenhague, Dinamarca, el 30 Julio del año 2000 durante el Festival Roskilde . Los fanáticos lucharon por un mejor lugar en el recinto, lo que llevó a la muerte por asfixia de 11 personas y muchos heridos de gravedad.

 

 

Solamente un rato de tranquilidad, y algunas veces ni a casa vuelven…

¿Te gustó?

¡Compártelo!

No te puedes perder...

ANGIE: La historia detrás de un Clásico de The Rolling Stones

Blitzkrieg Bop: La historia detrás de un clásico de The Ramones

La historia detrás de un Clásico de Fleetwood Mac: Hold Me

La historia detrás de un clásico de Hall and Oates: Maneater