hit
counter
EN EL CENTRO
De la depresión a la creación, así fue el primer disco de Paul McCarteney como solista

Para comprender la historia detrás del primer disco en solista de Paul McCarteney, es necesario retroceder en el tiempo, más precisamente al 20 de septiembre de 1969, cuando en una tensa reunión de trabajo entre los miembros de The Beatles, John Lennon anunció que se divorciaba de la banda, tal como lo hizo con Cynthia, su primera esposa.

Tras la declaración, Paul intentó persuadir a su compañero de no dejar la agrupación. Sin embargo, Lennon estaba convencido de que era lo mejor para él, ya que días antes se había presentado, de manera sorpresiva, en un festival en Canadá llamado “Live peace in Toronto” con una nueva banda, la Plastic Ono Band, junto a Eric Clapton, Klaus Voormann, Alan White y por supuesto, Yoko Ono.

“Yo formé el grupo y yo lo disolví. Así de sencillo. Mi vida con The Beatles se había convertido en una trampa. El bucle de una cinta”

John Lennon

Hay que recordar que lo de John no era una novedad, ya que Ringo Starr había dejado el grupo durante las tensas sesiones del White álbum (1968) y George Harrison hizo lo propio durante las grabaciones del álbum Get back, en el verano del 1969.

El quiebre de The Beatles, el constante ataque de las fans contra su esposa, la fotógrafa estadounidense Linda Eastman, y  la imposición de un manager que no soportaba, terminaron por acabar con las fuerzas y energías de Paul. Fue en ese momento cuando el cantante decidió mudarse, en secreto, a su granja en High Park en Escocia.

McCarteney pensó que este cambio le vendría bien. No obstante, el proceso no fue inmediato. El compositor pasaba los sus días en cama, sin levantarse, sin afeitarse, bebiendo abundante whisky, fumando tabaco y marihuana. Sin ganas de hacer nada. Parte de estos se describe en el libro, The Beatles Anthology.

“Yo pensaba: ‘¿Podré volver a cantar y componer?, ¿quién querrá relacionarse con un bajista en paro?’. Aquello me afectó muchísimo.

Pero como dicen; detrás de todo gran hombre siempre hay una gran mujer. Y así sucedió con Paul, ya que en esos días de tinieblas, siempre estuvo su esposa Linda para guiarlo y animarlo para seguir adelante.

“Mira, estás bien. No es más que el shock por lo de The Beatles y todo eso”.

Así, en diciembre de 1969 la familia McCartney ya estaba de vuelta en Cavendish, y Paul ya tenía una idea, y sobre todo canciones para llevarla a cabo.

Paul trabajando en el primer disco indie de la historia

Con composiciones hechas en Escocia, y algunas cosas antiguas que rescató, Paul se puso a trabajar en su primer disco solista. No lo sabía, pero estaba creando un modo de hacer las cosas que hoy definiríamos como indie. Discos íntimos, grabados sin depender de nadie, con todo el trabajo llevado a cabo por una sola persona.

El álbum se grabó en su mayoría en el living de la casa de Cavendish entre diciembre de 1969 y enero de 1970. Ese modo de registrar un álbum es algo que otros artistas como John Frusciante, Jack White, Sujfan Stevens o el mismo Jorge González copiarían más tarde.

Recordemos que lo primero que grabó fue un fragmento de 45 segundos titulado, The Lovely Linda, que incluía ruidos de fondo obra de su esposa y que terminaba con una risita involuntaria.

Paul no llamó a nadie, él mismo hizo las veces de productor e ingeniero del disco. Además, dando cuenta de su talento musical, tocó todos los instrumentos. Linda fue la única asistente que tuvo el álbum, haciendo coros.

Entre las canciones había una que destacaba, la balada “Maybe I’m Amazed”, compuesta pensando en Linda, y sobre todo, en lo que significó la blonda fotógrafa en sacar a Paul de su depresión.

Parecía que McCartney, como había decidido titular el disco, ya estaba listo. Faltaba solo la masterización. Para ello, su cuñado John Eastman llevó las cintas a unos estudios de Nueva York y se le dieron los últimos retoques. Por fin, Paul había salido del agujero. Esas canciones le habían permitido exorcizar todo aquello que lo estaba envenenando.

Con este trabajo, McCartney permaneció tres semanas en el número uno en Estados Unidos y alcanzó el número dos en Reino Unido.

 

Te puede interesar: ‘YESTERDAY’: La canción que cambió la vida de Paul McCartney

No te puedes perder...

Paul McCartney odiaba ser llamado: “El Beatle lindo”

El día que Pau Donés se ‘despidió’ como David Bowie y Freddie Mercury

El día que Thom Yorke dijo: “Jim Morrison es un gordo sin talento que ya está muerto”

¿Por qué considerar a Jimi Hendrix el mejor guitarrista de la historia?